ENTORNO

Castillos, puentes, museos, iglesias, bodegas, viñedos...

Descubre la zona oriental de Aragón que ha experimentado una gran expansión en las últimas décadas.

Villa de Alquézar

Declarada Conjunto Histórico-Artístico, la villa de Alquézar te invita a retroceder en el tiempo a través de un relajante recorrido por sus estrechas calles empedradas y rincones más emblemáticos. Su caserío se extiende a los pies de su castillo de origen islámico, convertido en colegiata tras la reconquista cristiana.

Ruta del vino Somontano

Se trata de una tierra de transición entre el valle del Ebro y los Pirineos que goza de un microclima benigno para los viñedos, por lo que la maduración de las uvas se adelanta a las demás zonas aragonesas. Las variedades de uva más producidas son Cabernet Sauvignon, Merlot, Tempranillo y Chardonnay.

Congosto Mont Rebei

El río Noguera Ribagorzana hace frontera natural entre el Pirineo aragonés y el catalán. Se enfrenta a la barrera del Montsec en el congosto de Mont Rebei, una enorme grieta que llega a alcanzar más de 300 metros de caída vertical. Puedes transitarlo a través de un vertiginoso voladizo desde el que se admiran unas vistas impresionantes.

Villa de Ainsa

La villa se encuentra situada en la confluencia de los ríos Ara y Cinca, bajo la atenta mirada de Peña Montañesa. En su casco antiguo el tiempo parece haberse detenido en el medievo, no en vano está catalogado como Conjunto Histórico-Artístico.

Castillo de Loarre

Construido en el siglo XI, el castillo de Loarre fue, primero palacio real, más tarde monasterio y, actualmente, escenario de películas. La imponente muralla que lo rodea y sus once torreones te darán la bienvenida.

Parque Ordesa y Monte Perdido

Declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido incluye un conjunto de cuatro valles (Ordesa, Añisclo, Escuaín y Pineta), que se extienden como brazos alrededor del Monte Perdido, el macizo calcáreo más alto de Europa.